Reinvéntate, mímate y ¡desmaquíllate!

ALICE IN BEAUTYLAND es la marca que invita a la mujer a descubrir su propia belleza.

¿Qué tal si comenzamos por desprendernos de todo aquello que no nos sirve, incluidos los restos de maquillaje?

No olvides que tu piel es un órgano vivo perfectamente diseñado. A través de ella se eliminan toxinas. Digamos que actúa como un ‘tercer riñón’, ayudando a eliminar sustancias de deshecho que son solubles en agua. La humedad en contacto con el exterior se evapora, pero el sedimento queda depositado sobre la superficie.

La higiene facial diaria es un ritual indispensable para mantener la piel en perfectas condiciones. No permitas que tu belleza se esconda detrás de la acumulación de cientos de partículas nocivas, que a lo largo del día se depositan sobre nuestra piel: humos procedentes de chimeneas y de la combustión de vehículos, tabaco y un largo etcétera de agentes procedentes de la contaminación medioambiental. Efecto que se magnifica sobre las pieles de aquellos que viven en las grandes urbes.

Los productos limpiadores han de ser naturales para que no resulten agresivos, y así evitar desequilibrios del pH cutáneo. En Alice in Beautyland hemos conseguido un producto con el que retirar los residuos sin alterar el pH, manteniendo un correcto equilibro de grasa.

¿Has oído hablar de la doble limpieza japonesa?

Es parte del secreto que esconden las féminas del imperio del sol naciente. En Japón los cuidados de belleza se realizan con exquisita dedicación, llegándose a convertir casi en pequeños rituales. Primero usan un aceite para arrastrar toda la suciedad y después un desmaquillante acuoso para retirar el exceso de grasa. Pero, en Occidente, la realidad es que vivimos en un mundo tan frenético que ¿quién tiene mucho tiempo para dedicar a la limpieza facial?

En Alice in Beautyland, fusionando Oriente con Occidente, hemos encontrado la inspiración para formular CLEANSE ME. Secretos de belleza que celosamente guardados por la mujer oriental se incluyen en nuestro innovador gel limpiador. Un producto que está revolucionando el mundo de los desmaquillantes y que sintetiza este proceso en un solo paso. Respetando el equilibrio de la piel se consigue un resultado increíble. Un “gel to milk” que contiene un surfactante 100% vegetal con certificado ecológico.

Cómo usar el Limpiador facial Cleanse Me

Extiende CLEANSE ME por toda la cara, para que los restos de maquillaje solubles en aceite se disuelvan fácilmente. Incluso la propia grasa sobrante de nuestra piel se verá arrastrada por el aceite limpiador. Sin retirarlo, humedece tu rostro con agua y masajea. Al ir incorporándola se formará una emulsión. Esta fase acuosa ayuda a arrastrar las impurezas solubles en agua. Finalmente lava tu cara y retira todos los restos de producto. El resultado es un limpieza profunda que respeta la piel, dejándola fresca, jugosa e hidratada, con una suavidad de ensueño. Todo en un mismo producto y sin utilizar alcohol ni jabón. Tampoco lleva conservantes y está testado dermatológicamente en pieles senisbles.

CLEANSE ME es apto para todo tipo de pieles

La piel mejora visiblemente desde la primera aplicación. Lo ideal es limpiar dos veces al día. Por la mañana, para retirar las partículas y grasa de deshecho procedentes de la regeneración celular que se realiza mientras dormimos. Y por la noche, para retirar el maquillaje y la suciedad acumulada durante el día. Es recomendable que los movimientos durante todo el proceso sean extremadamente suaves y lentos. La piel es como un frágil tesoro que viaja con nosotros durante toda la vida, y por ello, debemos de tratarla siempre con amor y delicadeza.

Aunando ingredientes naturales con las más avanzadas investigaciones en Alice in Beautyland hemos conseguido obtener cosméticos verdaderamente eficaces que nos ayudan a conseguir esa deseada piel de porcelana característica de las geishas.

FORMULADO CON 5 ACEITES NATURALES EXTRAORDINARIOS PARA LA PIEL

CLEANSE ME contiene aceite de pepita de uva, de gran acción reparadora y antioxidante. Gracias al ácido linoleico, suaviza la piel y la dota de flexibilidad, aportando un aspecto más joven. El aceite de zanahoria es nutritivo y regenerador de las pieles secas y dañadas. El aceite de Ylang-Ylang actúa como armonizador de la piel. Es equilibrante, relaja y mejora el estado de ánimo. El aceite de almendras destaca por su actividad regeneradora, ideal para el tratamiento de las pieles más sensibles. El aceite de aguacate nutre en profundidad, suaviza, cicatriza y aumenta la flexibilidad. Al aceite de oliva se le atribuyen múltiples propiedades: hidratante, calmante, refrescante, tonificante, antioxidante, limpiador, purificante y antiséptico.

Alice in Beautyland es “simplemente diferente”.

 

Deja un comentario

Compartir
Twittear
+1
Compartir
Pin