bella mujer relajada durmiendo naturaleza

Tips para dormir bien

“…qué es la vida sino un sueño” (L.Carrol)

Con este post no pretendemos dormirte, pero sí cuidar tus sueños. Dormir bien es tan importante para el organismo como llevar una buena alimentación o practicar actividad física regularmente. Al dormir se alcanza un estado de reposo físico y mental que nos permite recobrar energías para el día siguiente. Durante el sueño, el organismo pone en marcha un proceso de regeneración celular que contribuye al bienestar físico y mental. El descanso es fundamental para mejorar nuestra actividad intelectual, ayuda a controlar el estrés y a mantener un estado de ánimo equilibrado. No dormir bien puede llegar a afectar negativamente a la salud.

Al dormir, nuestra piel descansa y las células se regeneran y oxigenan con mayor facilidad, provocando una verdadera cura de belleza natural.

Pero, ¿cuánto hay que dormir? Cuando no existía la electricidad el ser humano dormía dos o tres horas más que en la actualidad. La National Sleep Foundation recomienda dormir un mínimo de 7 a 9 horas diarias, siempre en función de las necesidades de cada persona.

El ritmo de vida rápido y estresante que vivimos hoy en día provoca que muchas personas acaben padeciendo trastornos del sueño. La melatonina u hormona encargada de gestionar nuestro reloj biológico es producida por una glándula pineal que se encuentra en medio del cerebro. Sus desequilibrios afectan a la calidad y cantidad de sueño.

Descubre el ritual del sueño de Alice in Beautyland

Comencemos por aplicar tus cuidados para la piel, una rutina imprescindible para caer bella y radiante entre los brazos de Morfeo. Alice in Beautyland busca proporcionar momentos únicos en el protocolo cotidiano para embellecerse. Por eso, desarrolla productos o experiencias para que las mujeres se sientan bien con ellas mismas. Desmaquilla suavemente tu piel con la limpiadora facial CLEANSE ME, una exquisita y sabia mezcla de aceites naturales. Posteriormente, aplícate los secretos escondidos en la exclusividad del Sérum facial. Y como si de un sueño se tratase, tu piel amanecerá descansada, vital y con un aspecto aterciopelado. Todo ello, sin castigarla con parabenos, colorantes, aromas y conservantes químicos. Además, nuestros productos contienen un aroma natural de ylang-ylang que induce casi mágicamente al sueño.

Es importante establecer unos horarios a los que acostarse y levantarse para no volver loco a nuestro reloj biológico.

Es recomendable evitar practicar ejercicio intenso antes de acostarte. El deporte genera endorfinas que pueden dificultar conciliar el sueño. Prueba a practicar estiramientos de yoga seguido de una meditación simple.

Alimentos que favorecen el sueño

Existen una serie de alimentos que favorecen el sueño, debido a que contribuyen a regular los niveles de serotonina y melatonina, hormonas que influyen directamente sobre el sueño. Los plátanos son ricos en triptófano, un aminoácido necesario para la producción de estas hormonas. Prepárate un puré de plátanos maduros y agrégale semillas de comino tostado. El consumo de cebolla cruda en cualquier ensalada también promueve el sueño. Las nueces y las almendras son un recurso ideal para los veganos, al ser ricas en triptófano y magnesio. La miel en pequeñas cantidades actúa como inductor del sueño. Una buena opción es tomar antes de acostarnos un vaso de infusión caliente de tila, lavanda o melisa con miel.

Es necesario reducir el consumo de cafeína y alcohol durante el día.

Previo a ir a la cama, opta por la lectura antes que por la televisión u otros aparatos tecnológicos, incluido el teléfono. Suelen provocar una activación de la atención y con ello alejan el sueño.

Sumérgete en un baño relajante

Añade al agua lavanda, aceite de naranjo o de sándalo. Masajea todo tu cuerpo con movimientos que ayuden a dirigir el flujo sanguíneo hacia el corazón. Pétalos de flores, miel, aceite de rosas, clavel blanco y jazmín son otras de las opciones. Coloca en una bolsita de baño hecha de gasa o tul, flores frescas o pétalos de rosas y sumérgela bajo el chorro del grifo mientras se llena la bañera. Y… a disfrutar de sus propiedades relajantes y embellecedoras.

La fitoterapia hará que te olvides de la falta de sueño

Algunas hierbas son capaces de aliviar la tensión, el estrés y la ansiedad. La valeriana es tranquilizante e induce al sueño. El hipérico, también conocido por hierba de San Juan o corazoncillo, ofrece una acción sedante y antidepresiva. La pasiflora o flor de la pasión se recomienda para aquellos que se despiertan varias veces a lo largo de la noche. La amapola de California relaja y evita los despertares precoces.

Ahora cierra los ojos durante cinco o diez minutos y no pongas atención en nada más que en tu respiración. Y… ¡sweet dreams Alice!

Deja un comentario

Compartir
Twittear
+1
Compartir
Pin